Ayuntamientos 2.0

El Cura de Luezas

(Por Diego Esquide)

    
Luezas es hoy en día un despoblado que perdió su población por el empuje de la capital, la falta de recursos de la zona y el propio progreso. La disminución de la ganadería lanar y la regresión del sector textil parecen ser las primeras causas de emigración, a lo que se unieron las repoblaciones forestales y la falta de servicios.

Siglo XVI en Luezas. Documentalmente está probado que en este periodo había empadronados 25 vecinos que a 5 personas representaban 125 almas. Uno de los más principales de la villa era el sacerdote. Tenían en esta época en el pueblo por cura a Pedro Sáenz, un hombre ya anciano, que a consecuencia de un ataque se le había producido una parálisis con una gran debilidad muscular y grandes dolores, que le habían dejado la boca torcida, lo que le entrañaba gran dificultad en el habla, y le había afectado el brazo el cual no podía levantarlo ni para comer. Se encontraba, por todo ello, muy delicado y decaído.

Un 28 de Abril, festividad de San Prudencio, lo llevaron al Monasterio de San Prudencio de Monte Laturce para que se distrajese un poco y entablase conversación con otros monjes del monasterio. Estando allí se le antojó que en ese momento debía decir misa en la cueva del santo, que tenía una premonición, que el Santo le permitiría hablar y moverse sin problemas, a lo que dijeron los demás sacerdotes que era una temeridad ya que su estado era muy delicado y además era una situación extraña que un cura tratase de decir misa teniendo la boca torcida y un brazo baldado. Pero el cura siguió en sus trece, convencido de su instinto, e insistió mucho por lo que acordaron finalmente que podía decir misa, pero que el milagro tenía que ocurrir al principio. Al primer "dominus vobiscum" mascullado, lo habían de interrumpir. Puestas así las cosas, lo vistieron para celebrar y lo bajaron con grandes esfuerzos a la cueva. Conducido hasta el altar el cura comenzó su misa sin problema alguno, ni con la boca ni con el brazo, desde el principio hasta el final, ante la mirada atónita de todos sus colegas.

Una vez terminada la celebración, devolviólas vestiduras, ascendió por su propio pie por las escalinatas de la cueva y luego volvió a Luezas andando por el monte.

En estos años se comienza a recuperar parte de estos pueblos olvidados en su día, sus calles se limpian de maleza y escombros y las fuentes vuelven a brotar. En época estival inician su lenta regeneración cuando vuelven a ser habitados por sus descendientes.

Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja

Gobierno de La Rioja

Valid XHTML 1.1 �CSS V�lido! TAW. Nivel A. WCAG 1.0 WAI